viernes, 13 de septiembre de 2013

Hermetismo y magia en el ámbito helenístico


Entre los siglos I a.C. y II d.C. surgieron, en el ámbito helenístico, corrientes culturales que se podrían definir como místicas, o por lo menos con fuertes connotaciones no racionales, en las que el componente religioso se entrelaza e intercambia a menudo con la filosofía, apoyando la búsqueda de una vía de comunicación con la divinidad fuera de las condiciones impuestas por el discurso lógico y los procedimientos racionales.

Pitágoras.

En este período se consolidan algunas sectas religiosas, abiertas a muy pocos iniciados, que practican la magia, la astrología y la teúrgia (invocaciones de la divinidad con fórmulas secretas). Entre ellas la tradición mágico-pitagórica y la hermética desarrollarán líneas filosóficas particularmente interesantes. Sabemos muy poco de los pitagóricos del siglo I a.C. Fueron ellos, recuperando alguna oscura tradición, quienes crearon y difundieron el mito de una antiquísima sabiduría oriental, que se había perdido y que sólo se habría conservado, de forma oculta, en Platón y, sobre todo, en Pitágoras. Florecen así leyendas sobre la figura de Pitágoras, maestro de artes maravillosas. Su alma por medio de sucesivas reencarnaciones se revela a los iniciados e interpreta los signos y los ritos mágicos, como atestiguan los fragmentos que poseemos de Publio Nigidio Figulo (h. el siglo I a.C.) y las narraciones que nos han llegado sobre su vida debidos a Apolonio de Tiana (siglo II d.C.). El grupo de discípulos agrupados en torno a Pitágoras era admitido a la revelación del saber del maestro sólo bajo el vínculo del secreto, y obligado a la observancia de reglas de vida que dieron a la escuela la connotación de una secta religiosa. La otra gran tradición filosófico-religiosa -también de difícil ubicación, al ser las influencias de la mística sobre la filosofía, como de ésta sobre aquélla, innumerables y constantes- fue la hermética. Desarrollada, sobre todo, entre los siglos II a.C. y III d.C., deriva su nombre de la identificación del dios griego Hermes con el egipcio Thot, según la tradición inventor del alfabeto.

El universo está concebido como una manifestación de Dios, que es absolutamente incognoscible, a través del verbo, la única fuente de conocimiento para el hombre. Pero se trata de un conocimiento que se actualiza mediante la purificación del alma, a través del estudio y la contemplación, así como de la educación del cuerpo para soportar el grado máximo de renuncia. Para los iniciados, discípulos del gran sacerdote Hermes, el legendario Hermes Trismegisto, la práctica mágica y teúrgica se acompaña de la escucha del maestro hasta alcanzar estadio del conocimiento no racional y no discursivo de la divinidad: la gnosis.

----------

- Filosofía del Imperio


+ La traducción de la cultura griega tras la conquista romana

+ Monoteísmo y estudios filosóficos

+ Aurelio Agustín: la conciencia del mal

+ Verdad y leyenda en la filosofía medieval

+ La filosofía en la edad media

+ Los comentadores árabes de Aristóteles

+ Nominalismo y realismo: el problema de los "universales"

+ Las Universidades o Universitas studiorum

+ La cábala y la filosofía

+ Tomás de Aquino

+ Filosofía en el siglo XIV