lunes, 18 de noviembre de 2013

El enfoque de Dworkin en relación a la tarea de los jueces


Ronald Dworkin, profesor de la Universidad de Nueva York y de la Universidad de Oxford, fallecido en febrero de este año, fue uno de los filósofos del Derecho más importantes de los últimos 100 años. Hizo innumerables contribuciones a la Filosofía del Derecho y a la teoría legal, entre las que se destaca la respuesta distintiva a una antigua pregunta: ¿Los jueces encuentran la ley, o la crean? Su respuesta es una gran mejora con respecto a las alternativas poco rigurosas que dominan los debates públicos.

Dworkin

La respuesta de Dworkin es que se debe participar en un acto de interpretación. No se puede hacer caso omiso de lo que ha existido o viene de antes. Por ejemplo, si sus predecesores han comenzado a escribir una novela, no puede repentinamente convertirlo en una obra de ciencia ficción sin violentar lo que han hecho. Existe un deber de fidelidad a su trabajo.

- El enfoque de Dworkin


Pero la tarea del juez no es mecánica. Tiene que adaptarse a los materiales existentes y tiene que justificarlos, escribiendo un nuevo capítulo que haga la novela emergente, considerada en su conjunto lo mejor que puede ser.

Dworkin cree que juzgar es muy parecido a esto. Los precedentes son como los capítulos existentes, así como un nuevo caso es una oportunidad para producir una precedente nuevo. Los jueces no pueden simplemente crear la ley. Pero, al menos en los casos difíciles, lo que simplemente no pueden hacer es "cumplir con la ley", ya que no hay nada de "seguir". Lo que debe hacer es producir un principio que se adapte y justifique los materiales jurídicos existentes. Esta es la concepción de Dworkin del Derecho como integridad.

Sostiene que el juez, ya sea conservador o liberal, tiene que preguntarse qué principio es el mejor a aplicar, en el sentido de que se ajuste a la estructura de la ley vigente y que también tenga sentido fuera de ella.